lunes, 10 de agosto de 2009

Atrévete a ser.

¿Y si no funciona? ¿Si se acaba el dinero? ¿Qué van a pensar los otros de mí? ¿No estaré muy viejo para eso? ¿No seré demasiado joven? ¿Qué tal si no es el lugar correcto? ¿Y si no estoy bien preparado?

Todas estas preguntas, algunos temores, uno que otro crítico, experiencias pasadas e historias de otros me vinieron a la mente mientras escuchaba a un viejo amigo quien se abría de capa para compartirme su frustración y preocupación respecto a qué camino tomar en su carrera profesional.

Y mientras pensaba yo como podría ayudarlo, recordaba la manera en que siempre ponemos toda nuestra atención en todas las razones por las que no deberíamos de dar ese importante paso para nuestra vida.
No importa si se trata de un movimiento profesional, el inicio de una relación amorosa, un cambio de casa o un proyecto de salud; típicamente nuestra atención la centramos en el por qué no tomar la decisión; y claro, no es de sorprenderse entonces que nunca vayamos adelante con nuestro tan pendiente plan.

Incluso hasta en los casos donde tenemos todo listo y todo, absolutamente todo, prueba estar a nuestro favor, de alguna extraña manera, la típica y absurda pregunta de “¿Y si me equivoco?” llega a convencernos de que no es el momento correcto para independizarnos profesionalmente, para formar un hogar, realizar ese esperado viaje o iniciarnos en ese nuevo hobby que tanto anhelamos.

Razones para dejar de hacer algo siempre sobrarán. Mantenernos en nuestra orilla del océano siempre resultará incómodamente confortable y aquel viejo dicho que va “Si no está roto no lo arregles” seguirá siendo un gran pretexto para no atrevernos a crecer.

Pero ¿Y qué si nos equivocamos? ¿Y qué si las circunstancias no eran las mejores? La realidad es que nunca lo serán. El tiempo ideal para cambiar de trabajo, abrir nuestro propio negocio, mudarnos de ciudad, etc. solamente lo podemos hacer nosotros mismos.

Las únicas personas con la capacidad de crear las mejores circunstancias posibles para dar ese anhelado paso, somos nosotros. Solo nosotros podemos decidir y actuar.

¡Apresúrate a equivocarte!

¿Temes no estar listo para dar ese paso? Prepárate.

Ten claro qué quieres de tu vida, mantén una visión clara de a dónde quieres llegar. Traza tu camino, visualiza cada paso de este, piensa en cada escalón y en los retos que puedes desde ya prever.

Si se trata de un cambio de carrera, estudia y desarrolla las habilidades y conocimientos que necesitarás; si se trata de tu independencia profesional genera y ahorra los fondos financieros que requieres en tanto continuas preparándote y aprendiendo.
Si se trata de un nuevo deporte, acondiciónate. Si se trata de un viaje, aprende lo básico de tu destino.

Prepárate y se flexible, entiende que retos y contratiempos siempre habrán.

Pregúntate a ti mismo ¿Qué es lo peor que puede pasar si me equivoco? Seguro verás que la respuesta no es tan grave como podrías imaginártelo.

¡Prepárate, se flexible y atrévete!

Porque definitivamente el más grande error que podemos cometer es dejar de hacer y no atrevernos a ser.

7 comentarios:

Guruclef dijo...

Hola, me parece que el hecho de auto imponernos trabas es una cuestión de cultura, ya que también entra en juego la indolencia (http://darklordguruclef.blogspot.com/2009/05/la-indolencia-en-mexico.html) que detiene a las personas, sin embargo, a la otra mitad es simplemente abrumante el como se auto detienen por miedo, y a fin de cuentas el miedo es algo que enfrentamos todos los días, y que creemos nos domina, compartire mi caso, yo tengo 29 años, estoy en 7o.(de 8) de la carrera de mercadotecnia y me agrada mucho la idea de dirigirme a publicidad o RP y laboro actualmente en una consultora de RH y busco ya acomodo en el área, recibo mucha retro de que por mi edad sería ya muy dificil ser alguien, y el miedo estuvo presente, pero aprendí que el único que pone trabas soy yo mismo, y por ello es que se que puedo vencer estas y se que llegaré a ser un excelente mercadólogo, porque adoro esta profesión, en fin, se que los errores siempre estarán ahí, pero como dijo Edison cuando probaba aleaciones diferentes para el foco, y alguien le comentó: "¿no se cansa?, ha fallado mil veces" y Edison contestó: "No me he equivocado mil veces, he descubierto mil maneras de como no hacer un foco", los errores son para aprender, reconocer que no sabemos y aprender mas y más, solo así se logra la grandeza.

Saludos

Edmonth dijo...

Sabes siempre nos enfocamos en los obstáculos que podemos encontrar en el camino para alcanzar el objetivo que perseguimos, pero si en realidad ocupáramos todo ese tiempo para enfocarnos en los logros y beneficios que podemos obtener si nos atrevemos a hacer las cosas la realidad sería otra y mucha gente no vería frustradas esas ideas que quiere desarrollar.

Muy buena entrada saludos.
Edmonth

idi dijo...

Definitivamente, creo que si debemos pensar las cosas antes de llevarlas a cabo, pero evitar que el miedo se interponga es esencial! buen post, saludos :D

Efrain Mendicuti dijo...

@ Guruclef: tienes razón entre el miedo paralizante y tomar la salida fácil de responsabilizar a otros por sus circunstancias (como mencionas en tu blog), la gente se deja llevar por la vida en lugar de llevar su vida como quieren.
No dejes que algunos críticos te digan que ya no estás en edad de comenzar una nueva carrera,nunca es tarde! Y cuando te vuelvan a decir algo así, recuérdales que David Ogilvy, uno de los más importantes publicistas de la historia, comenzó su carrera en la publicidad a los 32 años y antes fue granjero y contador!

@ Edmonth: Ojala todos nos atreviéramos a vivir sin frustraciones.

@ Idi: Idi tú eres un gran ejemplo de alguien que sí se atrevió a dar un gran paso en su vida! Felicidades y mándanos tu blog para seguirte el paso y ver los logros de alguien que sí se atrevió!

Gracias a los tres por compartir!

Efraín

ELOY LÓPEZ dijo...

Hola Efrain,

Te sigo en el twitter desde hace tiempo y ademas leo tus post. Este por cierto es de lo que me gustan. Soy emprendedor por naturaleza y esas cosas cosas que dices me vienen como anillo al dedo.

Me odentifico mucho con ellas porque soy de los locos que aunque tenga todo en contra, si me late lo hago.

Sin ponerme de ejemplo, y si les ayuda, sobre el tema de la edad les comento que yo inicie mi carrera universitaria a los 33 a años, casado y con un hijo. Acyauelmente tengo 39 y dos hijos y acabo de terminarla, por cierto es mercadotecnia. Es lo mejor que pude haber hecho por muchas razones.

En fin asi como esas he iniciado muchas cosas sin tener mucho a favor. Ahora estoy aprendiendo sobre lo importante que es planear y que puede ser utiles. Sobre todo porque a veces creia que no había que planear nada que si me latia debia hacerlo, que lo que se necesitara en el camino lo encontraria. Si podemos anticipar y evitar obstaculos también se vale.

Saludos,

Eloy López.

P.D. MI bLOG ES http://www.previsionfinanciera.com/

mi twitter es eloylopezj.

Efrain Mendicuti dijo...

Gracias Eloy! Que gran ejemplo a seguir nos compartes! Felicidades! De acuerdo contigo en que hay que hacer lo posible por planear cada paso y hacernos de las herramientas necesarias para nuestro viaje, aunque debemos tener cuidado de pasarnosla solo planeando y no ejecutando...Como dicen por ahí "Me pase todo el verano afinando mi guitarra, llego el otoño y nunca la toqué"...

GRacias de nuevo!

Efraín

Capitán Bacardí dijo...

Esta es una de las reflexiones que muy a menudo se comentan pero muy pocas veces se actúan. Y todos y cada uno de nosotros se ha encontrado en esta situación al menos una vez en la vida y hemos pecado de miedosos, por así decirlo.

Muchas veces lo que sucede es que no tenemos muy claro a dónde queremos legar. Pero en mi experiencia he visto que no basta sólo con tener claro a dónde llegar, sino que también es igual de importante trazar el puente o el camino desgosado en pasitos para saber exactamente cómo llegar al destino.

El mensaje implícito más importante que comentas, en mi opinión, es que la mayoría de las veces uno es su propio peor enemig. Uno es quien al final se pone solito esas barreras y obstáculos. Pero claro, siempre es más fácil culpar al mundo exterior y a los demás. Como bien dices, los obstáculos siempre estarán ahí, así que es una cuestión de tener valor para enfrentar el reto. Sin embargo, ahí es donde creo yo que la mayoría de la gente falla. Deciden no creer en sí mismos y no se tienen y fé por temor a regarla o a perder algo. De otra forma habría un mundo donde los ganadores serían la mayoría.

Y bueno, como dijo un amigo alguna vez "En vez de pensar cómo NO se puede, mejor pensemos cómo SI"

Saludos!

twitter.com/amontero

Nota importante.

Los comentarios, reflexiones y recomendaciones aquí plasmadas son mi opinión personal, y no necesariamente reflejan la opinión de mi empleador.